sábado, 27 de julio de 2013

Lobezno inmortal

Empezamos en la II Guerra Mundial, durante el bombardeo de Nagasaki. Lobezno está escondido y salva a un soldado japonés. Saltamos al presente, un Lobezno traumatizado por la muerte de Jean Grey malvive hasta encontrarse con Yukio, una japonesa que le dice que el soldado, ahora un rico empresario, se está muriendo y quiere verle antes de que llegue el fatal desenlace. Logan viajará a Japón, sin saber que le espera una dura y peligrosa prueba... y un nuevo amor.

Película creada por y para lucimiento de Hugh Jackman, que se ha puesto super cuadrado para este filme, y además lo visten muy bien, luce palmito con esa ropa taaaaaan bonita... por desgracia, es lo único bonito de la película (para deleite de sus numerosas fans, por otro lado). Tiene un look entre machito y metrosexual, alejándose bastante de la imagen comiquera del superhéroe (que siempre ha sido un hombre "de pelo en pecho").

Realmente, lo dicho arriba es lo mejor que se puede decir. Argumentalmente hablando no está mal, pero es algo lenta, y en ocasiones incluso aburrida. Si no vas a poner acción, sustitúyelo con algo que no sean planos y más planos del protagonista, no sé, con algo de argumento. Por otro lado, la vinculan con la olvidable "X Men 3", poniéndole planos a Famke Janssen (o como se escriba) que, sinceramente, no aportan nada y tienden incluso a agobiar en ciertos momentos. En resumen, guión flojo y predecible, más predecible de lo habitual en una película de superhéroes.

En cuanto a los efectos visuales, a ver, no están mal, pero tampoco matan, son lo habitual. Lobezno bien, Víbora (a quien dotan de unos poderes que en el cómic no tiene, pero bueno, se perdona) bien, el Silver Samurai bien... nada destaca, pero bueno, en ese sentido no hay quejas.

Las interpretaciones, pues lo dicho, todo se resume en dos palabras: HUGH JACKMAN. El actor ocupa tanto espacio que eclipsa a cualquier otro. Los demás se dedican a bailar al son que marca el señor Jackman, sin más. No hay ningún otro papel a destacar, él se los come todos... por lo menos en Iron Man 3, Ben Kingsley hacía buen papel, pese a lo poco que me gustó la película.

Esta película me ha demostrado dos cosas: 1) que Hollywood podría gastarse el dinero en productos más dignos y 2) que el declive de los productos marvelitas detectado en Iron Man 3 continúa. Y no, no voy a compararla con Man of Steel, porque ya sería el acabose...

En resumen: película de pasar el rato y poco más, mi puntuación personal es un seis raspado. A la altura de Iron Man 3. La recomiendo para féminas y hombres homosexuales, que en este blog no se discrimina a nadie, cuyo actor favorito sea Hugh Jackman, van a babear de lo lindo. El resto... bueno...


sábado, 20 de julio de 2013

Expediente Warren: The Conjuring

Un matrimonio estadounidense, Ed y Lorraine Warren, se dedican a investigar diversos casos paranormales a lo largo de todo el territorio de los EEUU. Él es un experto demonólogo y ella posee poderes de clarividencia. Se encuentran con un caso especialmente difícil, una famila que ha comprado una casa al parecer habitada por entes sobrenaturales... Basada en una historia real.

Bien, "Expediente Warren" viene a confirmar algo que hace tiempo que tengo más que claro (igual algún día hago un artículo sobre ello): que la originalidad en el cine de terror murió hace mucho (posiblemente, en los 90, desde que vi "Entrevista con el vampiro", no he visto ninguna película de miedo que haya logrado sorprenderme realmente). Cuando dices de una película "esto me recuerda a..." un par de veces, te lo tomas como un homenaje, cuando lo dices quince veces... entonces es que la película es un refrito. Y eso le pasa a Expediente Warren, es un refrito de las geniales "El resplandor" y "El exorcista" con elementos de "Amityville" y de varias películas más.

Dejando aparte esta absoluta falta de innovación, que puede gustar más o menos, "Expediente Warren" es una película que cumple en lo formal, y por lo menos no cae en la trampa del susto fácil en demasiadas ocasiones, algo siempre de agradecer. Las interpretaciones están bien (especialmente la de Vera Famiga, que da vida a Lorraine Warren) y la puesta en escena, ayudada por una muy cuidada fotografía que emula perfectamente el cine de los 70 sin caer en lo empalagoso, ayudan a reforzar una historia bien llevada y sin excesos, sobria y bastante cuidada.

Quizás el pequeño problema de esta cinta sea que, si bien todo es correcto, no pasa de ahí. No cae en el efectismo, pero quizás en ocasiones tendría que haberlo hecho (claro que entonces la estaría criticando por ser demasiado efectista... sí, lo reconozco, soy muy picajoso con el terror). Por ejemplo, en El rito (también basada en hechos reales y que va más o menos de lo mismo) se contaba con una grandísima baza: Anthony Hopkins, un maestro de la pantalla al que le das el peso de una película y lo soporta a la perfección. Aquí... no. Los actores están bien, pero no matan. La dirección es buena, pero no excelente. La banda sonora ambienta, pero no sobresale... y así. James Wan se auto impone una línea, y no se aleja de ella en ningún momento. Es una película que va a tener un taquillaje aceptable porque se ha estrenado en un fin de semana muy parco en estrenos, pero que se llega a estrenar la misma semana que un blockbuster y pasa sin pena ni gloria. Al menos, me ha llamado lo bastante la atención como para comentarla.

Y eso es lo que da de sí "Expediente Warren: The conjuring", película que abusa demasiado de los tópicos para hacernos pasar un rato terrorífico y poco más. Mi puntuación: 5 tirando a 6.